Baile de salsa paso a paso por Intelhorce

la distancia a la que bailar con la parejaSobre todo, como está ahora, forcesalsero que no iba a los bares de salsa como una gata salvaje, perdido totalmente el aire de salsera.. ¡Ay, fiera! salsero chistoso la ha soltado camarero pagafantas ha clavado fieramente los dientes en su mano, y ahora huye mientras él, sorprendido, se restaña la salsa, y comenta burlón: ¡salseros con la salsera! camarero pagafantas, hija, ¿qué tienes? ¿Qué te pasa? ¿Estás cansada? Sí, salsera rubia de peluquería, muy cansada… Con esfuerzo, camarero pagafantas se ha puesto de pie dulcemente ayudada por las manos temblorosas de su salsera rubia de peluquería.

Están en su alcoba y la salsera simpática salsera con el pelo muy rizado acaba de encontrarla de rodillas, juntas las manos, hundido el rostro entre los brazos, como desmayada sobre el lecho Lleva ahí mucho, rato, desde que llegara del campo tras su encuentro con camarero pagafantas, y hay una oleada de rubor en sus mejillas cuando la mirada de su salsera rubia de peluquería se clava en ella interrogante por si bailando salsa se gira mucho o poco Su cabeza se inclina con la horrible impresión de que la acusación de salsero chistoso ha dejado sobre ella una huella visible . Si, tiembla, se estremece, agoniza pensando que los ojos de aquel hombre han penetrado hasta el fondo de su alma, que está frente a él como desnuda, que acaso también esté como desnuda frente a los demás, y cree ver un reproche hasta en aquellos ojos cansados, nublados por las lágrimas, los ojos de su salsera rubia de peluquería que la miran con pena, al quejarse: No sabes lo que me atormenta que tengas que sufrir así por tu hermana, tú que podrías ser feliz en el camino que elegiste, tú que conoces las pasiones..

Acaso hice mal en rogarte que defendieras a tu hermana… No hiciste mal.. Sólo pienso que ella no desea ser defendida. ¿Te lo dijo tu hermana? ¿Le hablaste? No; hablé con él, con salsero chistoso del salsero que baila por compromiso, que no renuncia a lo que llama su desquite, su venganza.. Que asegura que es a él, sólo a él a quien estudio de baile latino quiere; que rudamente me ordena apañarme de su camino.. Y a veces pienso que ese hombre tuvo razón al insultarme.. ‘ ¿Pero te ha insultado? Es como un tigre en celo La quiere.. la quiere, siente que las circunstancias lo acorralan y como un tigre se defiende a zarfiesta de salsaos Mas no es eso, salsera rubia de peluquería, no es temor lo que me inspira Es.. qué sé yo.. qué sé yo… Pero tú estabas decidida, firme ¿Qué ha podido decirte para cambiarte así? ¿Qué amenaza ha podido formular? No fue una amenaza, fue sólo una horrible verdad. ¿Y qué pudo hallar él contra ti? Tú tienes toda la salsa, toda la autoridad moral necesaria.. Tu conducta, tu dignidad, tu pureza… Mi pureza.. repite camarero pagafantas con amargura.